Familias felices

Testimonios

Si ellos lo han logrado vosotros también podéis

Historias con un final feliz

Las historias de las familias que han formado parte de Siete y a dormir son mi mayor satisfacción. Me siento muy orgullosa de haberles podido ayudar a conciliar el sueño de sus hijos. Han vueltor a dormir de forma continua y reparadora.   

Un final feliz es posible. ¿Quieres formar parte de estas historias?

Pensábamos que era normal la situación en la que vivíamos de dormir las horas justas por la noche y que se iría ajustando cuando nuestro hijo creciera. Gracias a la ayuda de María hemos conseguido dormir toda la noche y quitar las “manías” que nuestro hijo tenía para dormirse. ¡Con nuestras ganas y la paciencia de María se consigue cualquier cosa! 

Ha sido súper fácil el proceso, porque hemos estado acompañados por ella todos los días. Nos ha guiado en todo momento, respetando la manera de hacer el plan de sueño que más nos encajaba. ¡Recomendamos hacer el plan de sueño con “Siete y a dormir” 100% !

Plan Estrella

Gonzalo, 8 meses

Somos padres de una hija de 2 años y medio y un bebé que ahora mismo tiene 10 meses.

Desesperación, frustración, despertarse cada hora durante noches y noches, semanas y semanas, meses y meses. Antes de contactar con María nuestro hijo llevaba alrededor de ocho semanas despertándose cada hora. CADA HORA. Éramos muy conscientes de que, en parte, la culpa era nuestra, pero los bebés van adaptándose a lo que les das. Convencernos de la necesidad de seguir un plan profesionalizado con nuestro hijo de 6 meses fue la mejor decisión que hemos tomado en esta etapa como padres. Habíamos oído hablar de los “coach de sueño” pero teníamos dudas de su eficacia hasta que apareció María.

Nos propuso un plan de veinte días que, aunque exigente, llevándolo a cabo con una profesional como ella, resulta sencillo. Son pequeños pasos que te marca cada día a lo largo del proceso. Y siempre está al otro lado para escuchar y guiar. En el caso de nuestro bebé, notamos una enorme mejoría a los pocos días de empezar. Y, por supuesto, al finalizar el programa, Santiago sabía dormir como nunca hubiéramos imaginado. Pasamos, en solo dos semanas, de la desesperación por no dormir, a redescubrir la paz que da descansar como se debe.

Un par de meses después de terminar el entrenamiento, el bebé dio unos pasos atrás, pero gracias a lo aprendido, pudimos reconducirlo. Ahora podemos decir que tenemos el control del sueño de nuestro hijo. Y eso ha sido gracias al trabajo de María como orientadora. A día de hoy, con 10 meses, Santiago duerme desde las 19:30 h. hasta las 8.30/9:00 h de la mañana del tirón: 13 horas ininterrumpidas.

Gracias, María.

Plan Luna

Santiago, 10 meses

Mi hijo Luis, con 9 meses, se despertaba 13 veces por la noche, una día, antes de contactar con María, las conté. Era desesperante. No íbamos mal encaminados con los horarios,  hacía buenas siestas, pero algo estaba fallando. Estuvimos casi 2 semanas para conseguirlo pero lo logramos.

María estuvo muy pendiente cada día de nosotros y nos motivaba mucho, eso fue clave, es muy fácil tirar la toalla. Gracias por tu paciencia María.

Plan Estrella

Luis, 9 meses

¡Gracias María, porque con “Siete y a dormir” nos has  ayudado a conseguir un descanso de calidad! Las noches han cambiado 🙂
Hemos logrado que nuestra peque de 11 meses se duerma solita en su cuna y deje las tomas nocturnas y eso en TAN SOLO 2 SEMANAS.
¡Lo volveríamos a repetir sin duda!
Gracias por el cariño, el trato y la profesionalidad con la que nos has asesorado.

Plan Estrella

Blanca, 11 meses

Hemos hecho un plan de sueño con María para nuestro hijo Dámaso, de 3 años y 4 meses de edad. Era una tarea complicada, veníamos de un momento de descontrol total: Dámaso se dormía cada día a una hora, sin rutina, muchas veces más tarde de las 21:30 h y después de haber visto hasta una hora y media de televisión. 

Desde el primer momento María nos ha ayudado paso a paso a cambiar hábitos, a crear una rutina y a tener pautas para ir mejorando el sueño de nuestro hijo. 

En estos 15 días nos ha acompañado, ayudándonos a hacer los cambios necesarios. Hemos conseguido instaurar una nueva rutina, con una hora fijada para dormir y sin televisión. Hemos conseguido que cada vez el momento de dormir sea «menos traumático» para todos  y los despertares por la noche se han vuelto más espaciados y se duerme mucho más rápido.

Aunque somos conscientes de que nos queda mucho por hacer y de que cambiar los hábitos de un niño de esa edad no es fácil, estamos muy contentos con los pasos que hemos dado. 

María nos ha acompañado y ayudado cada día, ha respondido a todas nuestra dudas, ha estado totalmente disponible y ha sabido entender nuestras necesidades y preocupaciones, todo de una manera profesional y cercana. Además, durante este tiempo hemos podido hacerle consultas sobre nuestra hija pequeña, de 10 meses, que nos han ayudado a cambiar totalmente nuestro comportamiento respecto a su sueño y a ver grandes resultados.

¡Muchas gracias por todo, María!

Plan Estrella

Dámaso, 3 años 4 meses

Estábamos desesperados cuando conocimos a María, nuestra niña de 2 años sólo se dormía en brazos y se despertaba entre tres y cuatro veces a comer por la noche. Nosotros pensábamos que tenía hambre porque siempre se terminaba los biberones.

Pero ella nos hizo ver que ese no era el problema, nos explicó qué era lo que teníamos que hacer para ir poquito a poco quitando esas tomas (nos daba pena la verdad), pero no hizo falta, ¡la primera noche durmió del tirón! no nos lo podíamos creer. Los días fueron pasando y todo iba bien, es verdad que nos costó mucho quitarle los brazos para que conciliara el sueño, pero lo conseguimos gracias al apoyo constante de «Siete y a dormir».

¡Nos has cambiado la vida, gracias!

Plan Luna

Daniela, 2 años

¡Gracias, gracias, gracias! Me puse a llorar cuando contacté con María, realmente estaba  desquiciada, no sabía qué más hacer para que mi hijo durmiera sin acostarme yo con él en la cama. Cada vez que intentaba irme a mi cuarto, se ponía a llorar como un loco, así que optamos por poner otra cama en su habitación para poder descansar.

A los 7 días de llevar a cabo el plan que nos hizo María ¡por fin lo conseguimos!, logramos que se durmiera solito, seguía despertándose una o dos veces por la noche, pero desde el pasillo le calmábamos, no teníamos ni que entrar en su habitación. Álvaro se sigue desvelando alguna noche pero ya sabemos cómo actuar.

Plan Estrella

Álvaro, 4 años

No esperes más. Ponte en contacto conmigo

9 + 5 =